Bolsonaro se alinea con EEUU y pone la mira en Venezuela, Nicaragua y Cuba

Con la mira puesta en los “bolivarianos”, Venezuela, Nicaragua y Cuba (no mencionaron a Bolivia), el Gobierno de Jair Bolsonaro puso en marcha ayer un gobierno ultra conservador con una fuerte alianza con Estados Unidos y bajo la promesa de caminar junto a Argentina y Colombia.

Bolsonaro puso manos a la obra para implementar su programa conservador y de realineamiento con Estados Unidos de Donald Trump, en una alianza de dos de los principales exponentes de la ola nacional-populista mundial.

“Ha habido una larga tradición en Brasil de elegir presidentes que por alguna razón eran enemigos” de Estados Unidos, dijo Bolsonaro a periodistas estadounidenses tras reunirse con el secretario de estado Mike Pompeo.

“Ahora es todo lo contrario, somos amigos”, celebró.

Previamente, el nuevo canciller, Ernesto Araújo, explicó tras reunirse con Pompeo, que las dos mayores economías del hemisferio trabajan “por un orden internacional diferente”. Y explicó que Brasil “se está realineando consigo mismo, con sus propios ideales”, rompiendo con décadas de búsqueda de equidistancia de las grandes potencias y de refuerzo de las relaciones Sur-Sur.

Bolivarianos en la mira

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y el flamante canciller de Brasil, Ernesto Araújo, tuvieron un primer encuentro bilateral durante la mañana de ayer. Y esa charla giró esencialmente en torno a tres países: Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Son los tres temas regionales que obsesionan a la administración Trump. “Al venir a Brasil pude ser testigo de una transición pacífica del poder”, declaró el funcionario norteamericano.

“Son los de Venezuela, Cuba y Nicaragua. Vamos a trabajar contra esos gobiernos autoritarios”, sentenció Pompeo finalmente. “En cuanto al tipo de operaciones, lo que existe es un entendimiento común de trabajar con socios que comparten lo que pensamos. Es importante que las personas tengan oportunidades reales, recíprocas y transparentes”.

Antes de la llegada de Pompeo, en representación de Donald Trump, había hecho una escala en Río de Janeiro John Bolton, quien se encontró con Jair Bolsonaro cuando todavía el político era presidente electo.

En esa ocasión se refirió a los países del Caribe como “la troica de la tiranía”. En cuanto a Pompeo, este recordó que Estados Unidos mantiene con Brasil un foro permanente que será utilizado, en gran medida, para trabajar en común contra la tríada “del mal”.

“Vamos a usar ese foro para, por un lado, crear oportunidades para los dos países. Pero al mismo tiempo, actuaremos contra los gobiernos llamados bolivarianos”.

A diferencia de la administración norteamericana demócrata, de Barack Obama, el presidente Trump prefirió volver a la confrontación con la isla que hizo su revolución en 1959 y se declaró comunista en 1962.

Para Pompeo, el sistema político cubano fue un fracaso. Y dijo que en el caso de Venezuela, lo que se desea es “que haya democracia para el pueblo venezolano”.

Ultimas Noticias