El TSE cambió a once altos funcionarios en menos de tres meses

La presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Choque, asumió el cargo el 30 de octubre del año pasado y, desde entonces, cuando pasaron menos de tres meses, cambió a casi todos los altos cargos del órgano electoral, a través del despido o la renuncia de hasta 11 funcionarios de puestos clave.

A ello se suma que se repartieron al menos 30 memorandos de despido para funcionarios técnicos, de niveles inferiores, como los que se emitieron la semana pasada para Óscar Flores y Franz Álvarez, exjefes de base de datos y de seguridad tecnológica de infraestructura, respectivamente, que hicieron evidente que hay fuego cruzado al interior del TSE, porque ambos pertenecían al equipo del vicepresidente Antonio Costas, y el retiro se decidió en una Sala Plena en la que ni él ni su colega Dunia Sandoval estuvieron presentes.

Entre los otros altos cargos del órgano que en menos de tres meses dejaron de gozar de la confianza de la nueva presidenta están la exdirectora de comunicación de la sala plena, Sagrario Urgel; el exjefe de recursos humanos, Rafael Veizaga, y el ex director nacional administrativo, Guillermo Holters. Ellos fueron los primeros despedidos.

Después se fueron la ex directora nacional del Sifde, Karina Herrera; el ex director nacional Jurídico, Jorge Fuentes, y la secretaria de Cámara, Miriam Obleas. Tras un mes, quien la reemplazó, Lizzet Sempértegui, se marchó también. Más recientemente dimitieron la exjefa de la unidad de transparencia, Ilsen Arrieta y la exjefa de la unidad de género, Lucía Vargas.

Para corroborar los numerosos retiros, este medio consultó a Choque si la lista que fue proporcionada por fuentes del TSE era correcta. La autoridad electoral prefirió no responder, pero no negó la información. Cuando se conoció, a principios de diciembre, la renuncia de Herrera y Fuentes, comentó: “Son decisiones y voluntades de trabajo, pero todas ellas han sido analizadas en sala plena, porque tenían el rótulo de irrevocable”, dijo la presidenta en conferencia de prensa. El sábado último, Antonio Costas admitió que sospecha que hay algún vocal del TSE que presiona a funcionarios para que dimitan a sus cargos.

Para el politólogo y exvocal de la Corte Nacional Electoral, Jorge Lazarte, los ‘cuoteos’ se han vuelto algo normal en el organismo electoral. “El argumento, creo yo, es que los vocales son nombrados al tribunal, pero no tienen idea de lo que tienen que hacer, y por eso lo que hacen es llevar a su gente”, aseguró.

Recordó que esto ocurrió con el anterior tribunal, con miembros que tuvieron que renunciar porque ya eran simplemente inaceptables para la población y por eso se fueron todos. Complementó que las organizaciones sociales que los apoyan piden ciertas cuotas. “No tienen idea del derecho electoral y de las materias que tienen que ver con la administración de los procesos, entonces se ven obligados a cubrir sus falencias con asesores que para colmo no son profesionales, sino amistades que simpatizan con el Gobierno. Me da la impresión de que las dos cosas se han juntado”, acotó.

Ultimas Noticias